El sabelotodo

Sistema V2V de General Motors. Coches que se comunican para prevenir accidentes avisando al conductor. Es una tecnología barata que ayuda a mejorar la seguridad vial.

¿Se imaginan coches que se comuniquen entre sí, o con las señales de tráfico, incluidos los semáforos, y por qué no, con los peatones o los ciclistas? Esta posibilidad, la de la comunicación coche a coche cada vez está más cercana y tiene un fin primordial, mejorar la seguridad vial evitando colisiones y accidentes alertando a los conductores de los peligros potenciales que puedan suponer otros vehículos o unas obras en la calzada, por ejemplo, incluso antes de verlos.

Emblema del sistema de comunicación entre coches V2V de General Motors en el lateral izquierdo del Cadillac STS V Supercharged con el que hemos podido probar este interesante y prometedor sistema en las pistas del INTA en Madrid.

Esta tecnología llamada V2V (vehicle two vehicle), está siendo desarrollada por General Motors y hemos podido comprobar su estado actual de desarrollo a mediados de febrero de 2007 en la Pista de Pruebas del INTA en Madrid, con modelos de Cadillac, Saab, Opel y Chevrolet. Se basa en un GPS, una red local inalámbrica WLAN y un microprocesador.

La prueba del sistema V2V de General Motors se desarrolló en el INTA en Madrid, en dos escenarios diferentes. En la imagen se aprecian los cuatro coches equipados con esta tecnología usados en la prueba y preparados en la pista para realizar los ejercicios: Cadillac STS, Chevrolet Epica, Opel Signum y Saab 9-3 Sporthatch Un monitor sentado en el lado del acompañante y provisto de unas láminas explicaba detalladamente la forma de realizar cada uno de los ejercicios de prueba del sistema V2V de General Motors. En la imagen explica el ejercicio de aviso de vehículo de emergencia.

Ha sido toda una exhibición del poderío tecnológico de GM y de producto (del que hablaremos algo al final). El objetivo es que esta tecnología esté disponible en tres o cuatro años, que sea barata, que no tenga coste de uso y que se pueda instalar en cualquier coche. Es decir, cuantos más coches dispongan de ella, más conductores podrán beneficiarse de sus ventajas. Es un proyecto en el que participan muchas marcas y en Alemania ya se están desarrollando las pruebas de campo de la red WLAN, que se prevé que terminen en tres años.

Los ejercicios de prueba del sistema V2V de General Motors desarrollados en el INTA de Madrid consistían en recibir un aviso en una curvas ciega en cambio de rasante sin contacto visual con la situación de riesgo. En la imagen se aprecia la curva y en la pantalla multifunción situada en la consola central del Cadillac STS ha saltado un aviso de obras 200 metros más adelante (ver imagen del centro). Obras que no se ven por la falta de visibilidad de la curva. En la imagen de la derecha se aprecia el aviso de vehículo detenido delante, correspondiente a otro ejercicio realizado en la misma curva En la imagen se aprecia que el aviso del sistema V2V de General Motors indica que las obras están 200 metros más adelante y que hay un carril cortado. En esta imagen se aprecia el aviso del ejercicio de vehículo detenido delante

Que no tenga coste de uso se debe a que la información se transmite vía radio de coche a coche y con un alcance máximo de unos 500 metros, creándose una red ad hoc, sin necesidad de un operador y sólo se transmite la información importante que afecta a esos vehículos, como su situación, la velocidad a la que circulan, la aceleración y la dirección en que se desplazan, información que se obtiene del GPS. Esta comunicación también se podrá extender a las infraestructuras y a los centros de control de tráfico para mejorar la fluidez de la circulación y como ya hemos comentado, a peatones y ciclistas mediante una PDA de seguridad.

Además de la puesta a punto de esta tecnología, es necesario desarrollar la aplicación correspondiente, que en el caso de las pruebas organizadas por General Motors en el INTA de Madrid incluían los siguientes ejercicios prácticos: aviso de colisión por detrás, aviso de zona de obras, aviso de vehículos de emergencia, aviso de frenada de emergencia, vehículo detenido delante, ángulo muerto/cambio de carril y alerta de colisión en cruces. Esta última prueba es realmente espectacular. Pero habrá más aplicaciones, por ejemplo la de aviso de colisión frontal, muy compleja según nos contó durante la comida uno de los expertos de GM presentes en las pruebas.

Uno de los ejercicios de prueba del sistema V2V de General Motors practicados con el Cadillac STS V Supercharged consiste en que una ambulancia nos rebasa en una curva ciega, sin visibilidad. En la imagen se aprecia que estamos trazando la curva y que se ha producido el aviso en la pantalla multifunción (imagen de la derecha) de que se acerca la ambulancia. En la pantalla se aprecia que el sistema V2V de General Motors nos avisa de la presencia de la ambulancia, en concreto que circula detrás de nosotros, por nuestro carril y a una distancia de 40 metros. No podemos verla porque la curva es ciega y carecemos de visibilidad (imagen de la izquierda).
En esta imagen se aprecia que la ambulancia nos acaba de rebasar por nuestra izquierda y en la imagen de la derecha la pantalla multifunción muestra la posición relativa de ambos vehículos gracias al sistema V2V de General Motors. El aviso del sistema V2V de GM muestra en la pantalla multifunción que la ambulancia circula justo delante de nosotros (marca una distancia de cero metros ) y por el carril de la izquierda.

Dependiendo de las situaciones, el sistema transmite los avisos de forma visual, de forma acústica o a través de vibraciones en el asiento del conductor. Los ejercicios fueron muy concluyentes, pues se realizaron en una curva ciega y con un cambio de rasante y en todos los casos el aviso fue con la antelación suficiente y sin contacto visual con el otro coche como para que el conductor pudiese reaccionar de manera adecuada para evitar cualquier situación de riesgo.

El ejercicio más exigente para los nervios y la fe del probador fue el de alerta de colisión en un cruce, desarrollado en otro escenario. Consiste en aproximarse al cruce (en este caso con visibilidad, pero funciona igual si no hay contacto visual o con niebla, por ejemplo) y esperar a que el sistema avise con suficiente antelación de una posible colisión con el otro coche que circula en perpendicular aunque no haya contacto visual entre ambos conductores y si es necesario, frenar uno o ambos vehículos si el accidente no se pudiera evitar de otra manera.

En la imagen se recoge el momento en el que uno de los coches que participa en el ejercicio de alerta de colisión en cruce del sistema V2V de General Motors  desarrollado en una explanada del INTA de Madrid (el conducido por el monitor) se acerca al cruce. Al fondo, en diagonal y a la izquierda (encima del retrovisor exterior izquierdo) se aprecia el otro coche que también se dirige hacia el cruce.

Uno de los coches va conducido siempre por un monitor y una vez que recibe el aviso de colisión, frena hasta detener completamente el coche aunque el sistema está preparado para hacer una frenada automática. El otro coche va conducido por el periodista y tiene libertad para aproximarse al cruce a la velocidad que desee, lo que obliga al monitor a los mandos del otro coche a regular su velocidad para aproximarse al mismo tiempo al cruce (en la imagen se aprecia que el monitor va pendiente del otro coche, mirando en diagonal).

En esta imagen se recoge el momento en el que se produce el aviso del riesgo de colisión. Hasta este momento los conductores de ambos vehículos se han aproximado al cruce dando gas, sin frenar. Una vez producida la alerta, ambos conductores (los dos era monitores) frenaron, quedando detenidos como se recoge en la imagen de la derecha. En nuestro caso, y conduciendo el vehículo que se aprecia al fondo, sobrepasamos el cruce sin accionar el freno. En esta imagen se recoge la posición en la que quedaron los dos coches una vez realizado el ejercicio de alerta de colisión en cruce del sistema V2V de General Motors. Se habría evitado la colisión…

En nuestro caso hicimos el ejercicio (hasta tres veces) sin cortar gas, con el visto bueno del monitor que nos acompañaba para simular una situación de absoluta falta de atención en la conducción. Incluso fijamos la vista hacia el frente para evitar ver el otro coche. Pues bien, en un momento dado suena el aviso acústico y el sistema frena brevemente y de forma automática hasta que interpreta que el otro coche (el conducido por el monitor) no va a sobrepasar el cruce y deja de frenar y vuelve a dar gas, superando el cruce sin haber quitado el pie del acelerador.

En esta imagen aparece el coche conducido por los periodistas en el ejercicio de alerta de colisión en cruce del sistema V2V de General Motors en el preciso instante que se produce el aviso de colisión en la pantalla multifunción de la consola del Opel Signum con el que se desarrolló la prueba. Se puede observar que tanto el periodista que conduce el coche como el monitor sentado a su derecha van pendientes del coche que avanza en perpendicular hacia el cruce (fuera de la imagen), con la cabeza girada hacia la derecha. Es una reacción instintiva, a pesar de tanta tecnología.

Bueno, tenemos que confesar que en la primera pasada cortamos gas aunque evitamos el acto reflejo de pisar el pedal del freno. La maniobra engancha, o parafraseando a un conocido experto del motor que también realizó las pruebas, abduce. Fue una espectacular exhibición de tecnología aplicada para mejorar la seguridad en la circulación. Tampoco deja indiferente la prueba en la que hay que esquivar un coche detenido en nuestro carril. Hay que esperar a que el sistema avise y después hacer la maniobra de esquiva.

También fue reseñable la exhibición de producto que hizo General Motors, con cuatro vehículos de cuatro marcas diferentes y que se fabrican en tres continentes, América, Europa y Asia: un Saab 9-3 Sporthatch Aero, la versión más deportiva con el refinadísimo motor V6 turbo de 250 CV, que nos permitió volver a escuchar su precioso y deportivo bramido; el imponente Cadillac STS V Supercharged, que aún no se comercializa en Europa, con sus 440 CV y un sonido poderoso y cautivador tanto delante como detrás, donde se aprecian bien las notas que llegan del escape; el Opel Signum con la versión de 230 CV del mismo bloque V6 del Saab, que le proporciona un confort acústico sobresaliente y el Chevrolet Epica, con otro exclusivo motor, propio de una marca Premium, también de seis cilindros (como los BMW) pero en línea y situado transversalmente. Todos ellos de gasolina.

El turno de las flores también llega para el autor de estas líneas, que con el visto bueno del monitor, presente siempre en el asiento del acompañante, y para realizar el ejercicio de aviso de frenada de emergencia pudo tomar la espectacular (por trazado) curva ciega a fondo, en concreto con el Opel Signum, hasta provocar el subviraje y realizar a continuación una frenada de emergencia en la recta y en ligera cuesta abajo a unos 100 km/h dejando el coche justo a la altura del cono que marcaba la posición de parada. Tan precisa fue la maniobra que el monitor tuvo el buen gesto de mostrar su admiración. Y nosotros la nuestra a los responsables de GM por tan brillante, prometedora y segura exhibición.


Extraído del dossier de prensa con la explicación de los siete ejercicios practicados.

Ángulo Muerto / Cambio de Carril. El sistema de asistencia de cambio de carril alerta al conductor sobre vehículos que se encuentran en el ángulo muerto del coche o están realizando un adelantamiento. Una señal visual alerta al conductor si otro coche está circulando en el área que no es visible a través del retrovisor exterior. Un LED (diodo emisor de luz) colocado en el pilar-A o en el retrovisor exterior se activa señalando el lado del vehículo afectado. Si el conductor indicara su intención de cambiar de carril, activando el intermitente de ese lado, el LED parpadea y el asiento del conductor vibra en ese lado.

Alerta de Colisión en Cruces. Los cruces sin visibilidad son particularmente peligrosos, ya que los usuarios de la carretera no se ven unos a otros hasta que, en ocasiones, es demasiado tarde. Con ayuda de la tecnología V2V, los vehículos se comunican entre ellos antes de entrar en el campo de visión, permitiendo que el sistema avise a los conductores con suficiente antelación de una posible colisión y, si es necesario, frenar uno o ambos vehículos si el accidente no se pudiera evitar de otra manera.

Aviso de Zona de Obras. Los trabajos de mantenimiento en autopistas siempre requieren unas amplias medidas de seguridad para llevar a cabo tareas como, por ejemplo, segar la hierba de la mediana. Un vehículo de seguridad con una gran flecha y luces intermitentes suele circular varios cientos de metros antes de la máquina de segar. Pero todavía existe el riesgo de que un conductor despistado pueda colisionar con la máquina por detrás y provocar un grave accidente. El peligro se reduce si el vehículo de seguridad transmite una señal de aviso que se recibe y se muestra en los coches que circulan por detrás, por ejemplo: “Carril izquierdo cortado. Por favor, pase por la derecha”. Las obras estáticas de carretera pueden transmitir una señal similar e incluso conjuntamente los límites de velocidad específicos.

Vehículo Detenido Delante.
El sistema alerta al conductor de la presencia de un vehículo detenido en el arcén de la carretera, por ejemplo, por una avería. Incluso si el vehículo detenido no se encuentra en el mismo carril del coche que se acerca y, por tanto, no existe un riesgo inminente de colisión, el sistema avisa al conductor del coche que se aproxima a través de una imagen de aviso en la pantalla y una señal acústica.

Aviso de Frenada de Emergencia. El sistema avisa al conductor cuando un vehículo que circula delante realiza una frenada fuerte o de emergencia. Los conductores de los coches que circulan a continuación son alertados rápidamente de esa situación de peligro por una imagen de aviso en su pantalla y una señal acústica, permitiéndoles ajustar su velocidad adecuadamente.

Aviso de Colisión por Detrás. Si un coche se acerca y se puede ver envuelto en una colisión por detrás, el sistema avisa al conductor con una señal acústica y una vibración en su asiento. Según se va acercando, las luces posteriores del coche que circula más lento o está detenido delante se encienden parpadeando rápidamente. En este punto, el conductor todavía tiene tiempo suficiente para reaccionar.

Aviso de Vehículos de Emergencia. Cuando un conductor escucha una sirena, e menudo es difícil que sepa la dirección de la que proviene el vehículo de emergencia y cuál es la mejor manera de dejarle paso. Con la ayuda de la tecnología V2V, los conductores son informados de la situación del vehículo de emergencia, la distancia a la que se encuentra y la dirección que lleva.

© www.cochenet.com 2007 (España)
Optimizado para Internet Explorer a una resolución de 800x600
Prohibida la reproducción total o parcial sin previa autorización

Volver volver